¿Por qué debería estar nuestra farmacia en las Redes Sociales?

FARMAfb

Seguro que no pocos de nosotros, como farmacéuticos, nos hemos hecho esta pregunta ¿Debemos realmente estar en redes sociales? ¿De verdad es imprescindible para el futuro de nuestro negocio el implementar algún tipo de estrategia basada en el Social Media? ¿Forzosamente tenemos que abrirnos un perfil en Facebook, Twitter, Instagram o Youtube? ¿Vamos a "desaparecer" si no lo hacemos?

Si bien es cierto que algunos se interrogan con rigor sobre el tema, otros simplemente se abren perfiles Social Media de un modo algo irreflexivo, tan solo porque "hay que estar". Desde luego tampoco faltan los farmacéuticos que se apuntan al Social Media no solo porque "haya que estar" (por ser una especie de "moda"), sino porque han comprendido que, si se hace bien y con método, la presencia en redes sociales (en el marco de una estrategia mínimamente estructurada) puede comportar beneficios de todo tipo para su farmacia. En cuanto a posicionamiento, visibilidad, prestigio y, por supuesto (como consecuencia de lo anterior), incremento de la facturación.

Al margen de nuestras diferentes opiniones de partida hacia el social media (sobre si es útil o no es útil, etc), pongamos sobre la mesa una serie de cifras más o menos inapelables:

CIFRAS A TENER EN CUENTA DE CARA A ESTAR O NO EN LAS RRSS

-El 70% de la población española tiene conexión a Internet, y por tanto hace un uso cotidiano de la red. Y hasta un 80% de los ciudadanos se conectan, aunque sea esporádicamente. Son cifras elevadísimas, que indican que Internet en España es ya un medio por completo transversal y casi universal, como lo puedan ser otros medios tradicionales de fuerte penetración, como la TV, por ejemplo. Muy lejos queda ya el año 1998 ó 2000, en que Internet era percibido por mucha gente como algo propio de freaks de la informática. En 2015, Internet es ya un medio de masas.

-Aún teniendo en cuenta que una parte importante de las personas que entran en nuestra farmacia sean de edad avanzada (y con un uso de Internet menor que en otros segmentos de edad), podríamos considerar que más del 50% del total global de nuestros clientes son internautas. De nuevo, hablamos de una proporción demasiado elevada como para ignorarla, y no desarrollar algún tipo de estrategia a partir de ella.

-Aproximadamente entre un 60% y un 70% de los usuarios de la red tienen algún perfil abierto en redes sociales, especialmente en la más popular de todas ellas: Facebook. Y si tenemos en cuenta el rango de edad más joven (hasta 35 años, digamos), el porcentaje se dispara y puede llegar a sobrepasar el 90%. Pensemos que este segmento de edad, si bien (como es lógico) no adquiere tantos medicamentos de prescripión como las personas de edad más avanzada, constituye en cambio un target fundamental para los productos de autocuidado (que deberían ser una de las bases futuras de nuestra facturación). Este subgrupo joven de la población es, además, especialmente receptivo hacia los canales de compra online, a través de dispositivos móviles (smartphones o tablets).

-Facebook es la red social más popular, junto a Youtube, Twitter e Instagram. Si consideramos, como decíamos antes, que alrededor de tres de cada cuatro (o más) de las personas más jóvenes tienen cuenta en Facebook, en el conjunto de la población la proporción no andaría lejos de uno de cada dos. Esto convierte a esta red social en un excelente tablón de anuncios para nuestro establecimiento, ya que potencialmente nuestros clientes van a poder consultar el perfil FB de nuestra farmacia, al ser usuarios de esa RS. Y por tanto, van a poder acceder a información muy útil sobre nuestros servicios, promociones, ofertas o novedades. También podemos usar este popularísimo canal para postear acciones que involucren a los clientes de nuestra farmacia (postear fotos de personas que han ganado un sorteo, por ejemplo), lo que redundará en popularidad y atractivo para nuestro establecimiento, y facilitará la fidelización. Las posibilidades, si le echamos ingenio y creatividad, son ilimitadas. Aqui un caso de éxito en redes sociales: la ya muy popular farmacia Cervantes, de Granada. 

Consideremos además el tiempo que los usuarios pasan en las redes sociales. Unas cuatro horas semanales, según declaran, probablemente más. A la vista de estos datos, ¿realmente podemos considerar una pérdida de tiempo que nuestra farmacia esté en Facebook o en otras redes sociales? A nosotros nos parece evidente que no. Más bien todo lo contrario.

Ahora bien, y como decíamos más arriba: no basta con abrirse un perfil en redes sociales (facebook o twitter pongamos por caso) y publicar unos cuantos posts o tuits sin dirección ni método. Las redes sociales son muy útiles de cara a nuestros objetivos de negocio y servicio. Pero hay que manejarlas en el marco de una estrategia definida y unos objetivos marcados, y dedicar suficiente tiempo y recursos. Podemos externalizar estas funciones en un social media estrategist o community manager procedente de una agencia de comunicación especializada. O bien formarnos nosotros mismos o a nuestro personal en estrategias de marketing digital y en un manejo inteligente y productivo de las RRSS.  Solo así sacaremos verdadero provecho y retorno de nuestra presencia en el mundo del social media.

 

MÁS SOBRE FARMACIA Y RRSS

Redes Sociales en la farmacia ¿cómo, cuando y por qué? 

Farmacia y Redes Sociales: los 10 farmacéuticos más influyentes 

Prevenir, informar, comunicar: nuevo rol del farmacéutico en redes sociales 

Farmacia Cervantes (Granada): todo un caso de éxito en redes sociales 

Algunos tips para farmacéuticos 2.0